Amor hacia uno mismo

Amor hacia uno mismo

Casi siempre se habla del amor hacia los demás, sin embargo, ¿qué hay del amor hacia uno mismo? Generalmente estamos enfocados hacia fuera, en el cómo se sienten mis seres queridos, pero ¿cómo me siento yo?, ¿cuánto tiempo, atención y amor me doy?

El amor empieza por uno mismo. 

Cuando somos capaces de amarnos, aceptarnos, respetarnos, perdonarnarnos y reconocernos es más fácil hacerlo con los demás. Cuando logramos resolver nuestros conflictos internos dejamos atrás las relaciones conflictivas con los demás también. Por eso, para llevar relaciones armoniosas con quienes más amas, primero debes tenerla con tu ser mismo.

Te dejo algunas recomendaciones para cultivar ese amor propio:

  • Date un tiempo a solas. Al menos una vez a la semana cuestiónate: ¿cómo estoy?, ¿qué necesito?, ¿qué cambios puedo hacer?, ¿vivo la vida que deseo?, ¿lo que hago hoy me acerca a mis metas del mañana? Reflexiona tus respuestas. Date ese tiempo, así como también se lo das a los demás. 
  • Valórate. Haz un alto y evalúa cuanto has logrado, en que has avanzado, que metas has cumplido, que aspectos internos has superado. Por cada logro prémiate haciendo algo que te guste y que te aporte alegría y motivación.
  • Busca algo que ames hacer. Encuentra algo que te permita ser y estar con tu ser mismo.  Algo en lo que disfrutes de tu propia compañía y te permita ir hacia dentro. Podrías tocar un instrumento, caminar, cantar, bailar, escribir, leer, cocinar, pintar, hacer fotografía…  La actividad que elijas debería permitirte estar presente, soltar el agobio y desarrollar tu creatividad y alegría.
  • Cuídate.  Cuida tu cuerpo manteniéndolo saludable, date tiempo para hacer ejercicios, cuidar tu imagen, descansar, dormir y comer nutritivamente. Cuida tu mente con lo que ves, lees y escuchas. Cuida tus emociones, trabajándolas de manera consciente. Cuida tu espíritu, alimentándolo día a día.
  • Suelta y dejar ir. Suelta todo lo que te cause dolor, auto destrucción, lo innecesario, lo que ya no tiene remedio, lo que ya caducó…  Es decisión tuya el cómo llevar tu vida. No importa las circunstancias externas, lo importante es tu actitud interna.
  • Desarrolla una vida espiritual.  Relaciónate más con lo que consideres sagrado y sublime.  Práctica gratitud, silencio, oración, meditación, reflexión, lectura de textos sagrados y espirituales. Abraza tus valores, tu pasión y tu filosofía de vida. Usa afirmaciones positivas y visualizaciones que le den fuerza a tus anhelos. 

Recuerda

Se tu primer amor, enamórate de tu ser, no es narcisismo, es autoestima.  Pregúntate: ¿cómo sería tener como amigo a alguien igualito a mí? ¡Espero que tu respuesta haya sido positiva!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.