Aprendiendo a Vivir: Aquí y Ahora

 Aprendiendo a Vivir: Aquí y Ahora

Estamos a punto de finalizar el 2020, un año que convulsionó al mundo entero a causa de la pandemia del Covid-19. Este año nos vimos obligados a asumir nuevas vivencias y experiencias retadoras. Uno de los más grandes aprendizajes fue aprender a vivir en el presente, el aquí y ahora ante la incertidumbre que ha ocasionado esta situación mundial. 

Este año suponía ser un año como otros, muchas personas abrieron negocios, tenían proyectos y planes personales y profesionales. Sin embargo, todo cambió de un día para otro y los planes se vieron forzados a cambiar también. La incierta situación nos condujo a vivir un día a la vez.

Para quiénes han optado por el camino de la resiliencia, este año ha sido una oportunidad de desapego a nuestros propios deseos, a adaptarnos y reinventarnos a las nuevas circunstancias para vivir presentes aceptando la incertidumbre. Desde esta perspectiva, las crisis pueden ser una oportunidad para crecer humana y espiritualmente, y para convertirnos en seres más evolucionados.

Vivir aquí y ahora

Es una invitación a aceptar lo que hay, a fluir con los hechos –sobre todo los difíciles- reconociendo que cuando negamos o resistimos lo que ocurre, el camino se torna más pesado y complejo.  

Es enfocarnos en el presente, en lo que podemos hacer y cambiar hoy.  Ir hacia el pasado doloroso que no podemos transformar o ir hacia el futuro con miedos y preocupaciones producen agotamiento físico, mental y emocional.

También es apreciar y agradecer las nuevas circunstancias que se nos presentan aun cuando no eran las esperadas. Es valorar – a pesar de todo – lo que si tenemos en lugar de lo que hace falta.

Vivir aquí y ahora es flexibilizarnos y desprendernos de los resultados.  Es hacer lo mejor que esté a nuestro alcance, sin mayores expectativas y sin aferrarnos a nada.

Por último es prestar atención a lo que está ocurriendo. Es tener el cuerpo, la mente y el corazón alineados en el mismo tiempo y espacio.  Es un estado de presencia de todas nuestras facultades al servicio del momento que se nos regala.

Hoy vive, hoy ama, hoy perdona, hoy disfruta… 

Haz hoy lo que harías mañana pues el futuro es solo una posibilidad. El presente es un regalo, el único que existe. Vive intensamente cada momento ¡aquí y ahora!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.