¿Qué es el ego y cómo trabajarlo?

 ¿Qué es el ego y cómo trabajarlo?

El ego es parte de la naturaleza humana y existe hasta que morimos. Algunas personas lo tendrán más que otras y tiene mucho que ver con sus experiencias de vida.

A continuación, te doy algunos patrones para identificar quienes tienen un ego más pronunciado:

  • Los que necesitan ser el centro de atención y ansían el reconocimiento social. Generalmente estas personas son aquellas que siempre necesitan mostrar sus conocimientos o dar su opinión no solicitada.
  • Los que, en lugar de identificarse con el ser, se identifican de sobre manera con su cuerpo, sus pensamientos, su intelecto o el trabajo que realizan. Un ejemplo, pudieran ser personas académicas cuyo sentido de superioridad está marcado por su nivel de educación o estatus académico. 
  • Personas que defienden su punto de vista cayendo en discusiones con los demás tratando de cambiar su opinión. Algunas de estas personas son aquellas que desean imponer sus ideales políticos, religiosos, morales, entre otros.
  • Personas con dificultad para reconocer sus propios errores y pedir disculpa a los demás. Estas personas generalmente están inmersas en conflictos no resueltos y desarrollan relaciones disfuncionales a nivel familiar, laboral o social.
  • Personas sensibles que con facilidad se resienten con otros por alguna razón. El patrón de comportamiento que desarrollan es la reactividad constante a través de reclamos e inconformismo.

Es importante señalar que el ego es un disfraz. Detrás de este, encontramos una persona con baja autoestima, inseguridad y miedos posiblemente por heridas y traumas del pasado. Todo este dolor acumulado, se manifiesta a través de mecanismos de defensa que distorsionan la personalidad. 

Algunas pautas para trabajar el ego serían:

  • Ser consciente que no siempre tendrás la razón. Cada quien tiene su propia versión de la vida. La aceptación a los demás será útil para interiorizar esto. 
  • Identifícate con tu ser espiritual y esencia más que con aquello que haces. Ahí radica tu valor como ser humano. 
  • Revisa tus modelos mentales. A veces creemos ser mejor o superior a los demás por alguna razón. Es importante reconocer que no somos ni mejor ni peor que nadie, solo somos diferentes. 
  • Busca tu propia aprobación. La necesidad exagerada de aprobación de los demás puede estar asociada a experiencias complejas con el niño interior que fuiste. 
  • Lleva tu mirada hacia adentro para conectarte más con tu verdadero yo. Podrías meditar, hacer silencio y practicas introspectivas y reflexivas para potenciar el autoconocimiento. 
  • Busca – si consideras necesario – ayuda profesional. El ego se va desarrollando con el tiempo como capas, máscaras o mecanismos de protección por asuntos no resueltos en la vida. 

Espero que estas líneas te hayan aportado algo de luz para trabajar aquellas sombras que todos de alguna forma tenemos. 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.