El mejor regalo de mi vida

El mejor regalo de mi vida

La tarde del 30 de mayo, me dieron el mejor regalo de mi vida, nos juntamos en la tumba de mi madre mi hermana, nuestros hijos, la mejor amiga de mi mamá y yo. Su mejor amiga nos dijo que quería vernos porque tenía algo que darnos… 

Mientras estábamos allí, ella pidió que oráramos y le habláramos a mi mamá, así lo hicimos. Luego nos dijo: “tengo un regalo de su madre para ustedes”. Yo no sabía que esperar, ¿Cómo mi madre podría darnos algo si ya había fallecido? Entonces, ella nos contó que en un viaje que mi mamá hizo había comprado unas piedras de perla preciosa. 

Las piedras de mi mamá.

Esas piedras mi mamá las había llevado donde una joyera quién haría collares y pulseras para mi hermana, sus dos nietas y para mí. No sabemos para qué ocasión mi mamá iba darnos este regalo, nunca le escuchamos decir nada de esas perlas. 

Su amiga también nos contó que mi mamá espero mucho tiempo para que realizaran este trabajo y luego cayó enferma y finalmente falleció. Sin embargo, el día de la vela de mi mamá la joyera le dijo a su mejor amiga: “tengo las joyas para sus hijas y nietas, ¿Qué hago con ellas?”. Entonces la mejor amiga de mi madre las recibió y espero a que llegara este día para entregárnoslas.

Cuando abrí la bolsa y vi lo que mi mamá había soñado darnos personalmente lloré como niña, así mismo vi llorar a mi hermana y mis dos sobrinas, cada quién abriendo su regalo, cada uno era diferente y personalizado.

Sentí el abrazo de mi madre

Sentí su amor y sus palabras cuando me decía que se sentía orgullosa de mi, y sentí su feliz día de la madre a través de este regalo… Todas lloramos y nos abrazamos. Nunca olvidaré este momento. 

Este no es un regalo material, es el regalo espiritual más significante que he recibido de mi madre.  Te amo mamita, gracias por tanto…

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.