El poder del perdón

El poder del perdón 

El perdón es una necesidad de liberación interior. Perdonamos para sentirnos libres de cargas, culpas y remordimientos. Es un acto de coraje y valentía que te hará sentir en paz, por eso considéralo como un regalo hacia tu persona. El perdón es un acto de empatía y compasión, ya que no solo te sentirás mejor, sino que también ayudarás a que la otra persona también se sienta libre. Pedimos perdón para no vivir con deudas emocionales. Podríamos arrepentirnos de no haberlo hecho cuando la persona se ha ido repentinamente de este mundo. 

El perdón no tiene que ver con el olvido. Podrías perdonar a alguien, pero eso no significa que se te olvide lo ocurrido, sobre todo cuando se trató de algo emocionalmente impactante. No obstante, sabrás que has perdonado cuando aún recordando lo que sucedió, sientes paz.  

Mientras no perdonas y no sanes, el dolor hará que veas a tu agresor en todos. Ese dolor no trabajado se convierte en resentimiento, rencor y hasta odio.  Esto enferma el cuerpo y el espíritu de la persona. Por tanto, el perdón es necesario para nuestra vida interior, aunque no siempre es fácil y tiene su proceso. No siempre se está listo, sin embargo, eventualmente llegará un momento en que si se esté.

Algunas recomendaciones para practicar el perdón:

  • Podrías escribir una carta sino te atreves a pedir perdón o a perdonar. Escribe ahí todo lo que deseas decir. Esto te ayudará a irte preparando para cuando llegue ese momento.
  • Suelta el miedo a la reacción de la otra persona. Podrías prepararte psicoemocionalmente para ese episodio desafiante.
  • En ocasiones el perdón que anhelas nunca llegará. En este caso te tocará trabajarlo a solas. Si no sabes cómo hacerlo, un experto en salud mental podrá guiarte. Para cerrar ese capítulo no necesitas esa última conversación. 
  • No pierdas de vista que nadie te hace nada sin tu consentimiento. Responsabilízate de tu dolor. Si logras esto, te resentirás menos.
  • Reconoce tu grandeza y tu capacidad de pedir perdón y perdonar. Cuando crees que no puedes hacerlo, te estas olvidando de tu bondad. 
  • Trabaja en tus heridas pasadas ya que todo se refleja en el presente. Entre más sano emocionalmente estés, menos resentimientos tendrás en tus relaciones interpersonales. 
  • No olvides que todo mundo hace lo mejor que puede desde su nivel de consciencia y con los recursos emocionales que cuenta. Todos cometen errores, por tanto, se flexible ante las fallas de los demás.

Recuerda siempre:

Los resentimientos solo perjudican a uno mismo, el otro no lo siente. El perdón tiene poder porque nos hace libres.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.