Habituarnos a ser honestos

Habituarnos a ser honestos

¿Te ha pasado que te invitan a algo y decís “si hay llego” y ya en tu mente sabes que no llegarás? O más comúnmente, te llaman por teléfono y decís “ya voy en camino por tal lado” y resulta que aún no has salido de la casa. A veces vemos estas cosas como normales, pequeñas mentiritas blancas que la mayoría de las personas usan para auto protegerse, quedar bien o simplemente por costumbre. Y vamos con este hábito por la vida, en el que los niños desde pequeños las escuchan y aprenden con mucha naturalidad. Y así, crecemos en una sociedad en donde mentir es lo más normal, tapar o engañar es parte de nuestra cultura.

De igual manera, en muchas ocasiones no somos honestos con nosotros mismos.  A veces no deseamos hacer algo pero por agradar a otros nos cuesta decir: “no puedo”, “no te podré ayudar”, “no llegaré”.  Esta falta de honestidad es un temor a no ser aceptado y sufrir rechazo, por tanto, hablar con la verdad requiere de mucha seguridad y valor.

Crear el hábito de ser honestos nos aporta muchas ventajas en la vida:

  • Nos permite confiar en los demás. Generalmente la persona que miente cree que todos mienten al igual que él o ella. Entonces se genera un círculo de desconfianza que finalmente afecta la calidad de las relaciones interpersonales, sobre todo entre parejas y colegas de trabajo.
  • Se gana la confianza, la credibilidad y el respeto de todos. Cuando una persona es correcta, integra y coherente brinda mucha confianza y se vuelve un referente a seguir. Cuando nadie te escucha mentir, sabe que a tu lado hay seguridad y lealtad y que por tanto se puede confiar en tu palabra. 
  • Se vive con paz y ligereza. Ser honestos hecha afuera todo sentido de culpa y remordimiento por mentir. La persona que miente mucho se enreda en su propia telaraña de mentiras ocasionándose a sí misma inseguridad, estrés y hasta paranoia. La persona se hace esclava de su propia mentira.

Hablar con la verdad tiene un precio

Y vale la pena pagarlo por nuestra propia paz y por la confianza que ganamos ante los demás. Te invito hoy a honrar tu palabra, no permitirte mentiras ni por más pequeñas que sean. A habituarte a ser honesto con tu ser siendo tu propia versión sin querer agradar a otros a costas de tu propia verdad. A ser un ejemplo de rectitud y honestidad para tus hijos. Recuerda las palabras sabias de Jesús: “La verdad te hará libre” (Jn 8:31). 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.