Herramientas para navegar las dificultades

Herramientas para navegar las dificultades

Las dificultades generalmente pueden venir en forma de conflictos o pérdidas. Para algunos será su situación económica, para otros la salud o el fallecimiento de un ser querido. También podrían ser conflictos dolorosos con terceros que nos llevan a separaciones y estados elevados de ansiedad, tristeza o depresión.

Te comparto a continuación algunos principios generales que podrían ayudarte a sobrellevar mejor cualquier situación de dificultad: 

  • La aceptación de lo que pasó. Dependiendo de lo que hallas vivido y de tu historia, así será la duración y la intensidad con que vivas esta etapa. Cuando estés listo para aceptar lo ocurrido, te sentirás un poco mejor. Los estados de negación o resistencia de lo que ha pasado es un obstáculo para dar el siguiente paso.

  • Permítete sentir. Es importante sentir sin pena o culpa lo que toque, puede ser tristeza, enojo, impotencia, preocupación… Evadir o esconder las emociones hace que no podamos procesarlas de la forma idónea y más adelante salgan a luz de peores formas. Por eso, date el permiso de llorar si es necesario, hablar de tus sentimientos, escribir o trabajarte de la mano de un experto.

  • Elegir la actitud. Aunque sientas dolor, siempre podrás elegir como deseas sentirte en el futuro cercano. La actitud que tomes predispondrá tus decisiones y acciones para sobrellevar la dificultad. Nadie sale adelante con una actitud pesimista.

  • Objetividad. Procura siempre ver la gran foto, las luces y sombras de tu situación. Confía que todo va pasar, que tendrás mecanismos de superación y soluciones disponibles, y que también existen grandes aprendizajes en las dificultades. Vivir un día a la vez te regalará más paz y objetividad.
  • Tomar el amor y la ayuda de otros. Procura estar abierto al apoyo que otros quieran y puedan darte ante tu dificultad. El amor nos ayuda a sanar.
  • Cultiva tu vida espiritual. Acércate a tu fuente de poder. Llenarte de fe, esperanza e inclusive entregar lo que ya no está en tus manos, es liberador.
  • Rehace tu vida. Ocúpate de un proyecto que tenga sentido, que ofrezca satisfacciones. Procura realizar cosas nuevas que antes no solías hacer.

  • Buscar apoyo o personas afines. Los grupos de apoyo terapéutico podrían ser muy beneficiosos. Encontrar personas que han superado lo que estás viviendo, podría darte luces en el camino.
  • Procura practicar la gratitud. Agradece lo que fué, lo que hay ahora y las lecciones que quedaron. Ser agradecidos nos permite ser resilientes ante la dificultad.

Recuerda siempre:

Las dificultades no siempre son fáciles y rápidas de superar, hay un proceso y para ello hay que tener paciencia mientras transitamos dicho proceso.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.