La felicidad es una decisión

La felicidad es una decisión 

La mayoría de los seres humanos desean ser feliz pero solo pocos logran serlo genuinamente.  Buscamos la felicidad en el lugar y tiempo equivocado. Generalmente la dejamos para el futuro: “seré feliz cuando tenga esto”, “pase aquello”. Creemos que la felicidad es una meta, que llega por un golpe de suerte en el futuro dejando pasar la felicidad del momento presente y de las cosas sencillas del día a día.

Buscamos la felicidad afuera, en personas, cosas o circunstancias que por un momento llenan nuestro ser de alegría, per o eventualmente volvemos a nuestro mismo estado anterior. Creemos que nuestra pareja nos hará feliz, o un trabajo, o el dinero. Se cree que la felicidad tiene que ver con el tener, sin embargo, se habla de depresión, adicciones y suicidio en personas con mucha fama y dinero.

La felicidad es compatible con la tristeza. Se puede vivir la pérdida de un ser amado, de un trabajo o de la salud y aun así ser felices.

Te comparto algunas pautas para decidir tu felicidad:

  • Se siempre agradecido. Trata de enfocarte en lo que tienes y no en lo que te hace falta. La gratitud a cada instante produce llenura y borra todo sentido de insuficiencia, escasez o vacío. 
  • Expande lo positivo. A todo lo que des atención crecerá. Presta más atención a todo lo bueno que te ocurre en lugar de ver lo que te duele o molesta.  
  • Haz lo que te gusta y llena.  Pregúntate si estas llevando la vida que has soñado.  ¿Te gusta tu trabajo?, ¿te gusta las relaciones que sostenes?  Es importante buscar lo que te haga sentir placentero y a la vez te edifique.
  • Invierte tiempo con tu familia y amigos. Se ha demostrado que las relaciones estrechas con nuestros seres amados generan hormonas de bienestar que producen satisfacción y felicidad. No permitas que tu vida gire solo en torno a tus responsabilidades. 
  • Cultiva una vida espiritual. Ora, medita, reflexiona, guarda silencio, lee textos espirituales, libros que alimenten tu alma. Trata de pasar tiempo a solas en la naturaleza, así sea el jardín de tu casa.  
  • Permítete ser. Cultiva el sentido del humor, ríe a carcajadas, llora cuando necesites llorar, viaja a nuevos lugares, realiza actividades diferentes, conoce personas nuevas, equivócate sin recriminarte, vive sin juzgarte.  Permitite ser todo lo que deseas ser y hacer en el presente.
  • Acepta. No resistas lo que te ocurra, acéptalo. Siempre mira el lado bueno de la situación y sus lecciones. Suelta las expectativas de todo, para que todo se convierta en una novedad.  

La felicidad es una decisión

¡Decide ser feliz ahora con lo que hay! 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.