Pautas para vivir con mayor disciplina

Pautas para vivir con mayor disciplina

La disciplina es hacer lo que tienes que hacer cuando corresponde. Es por ello que los disciplinados logran concretar muchos asuntos tanto en lo personal como profesional, y por ello diversos estudios revelan que las personas con disciplina son más felices y se destacan en diferentes ámbitos.

La disciplina no tiene que ver con nuestros genes o personalidad, sino con la disposición que tengamos para lograr lo que deseamos. Al igual que un musculo, la disciplina se entrena y fortalece con la práctica constante. La mente trata de postergar y buscar algo más placentero para no hacer lo que tiene que hacer (procrastinar) y es ahí donde se produce la indisciplina. 

Te comparto seis pautas para fortalecer tu disciplina: 

  • Evita negociar con tu mente. Cuando no quieras hacer algo, la mente tratará de ponerte las excusas para que no lo hagas. Utiliza la técnica de los 5 segundos de Mel Robbins. Consiste en contar 5, 4,3,2,1 y al decir 1 inicias a hacer eso que no querías realizar, por ejemplo, levantarte de tu cama temprano.  
  • Tolera la frustración e incomodidad. La indisciplina se da cuando estamos incomodos y desistimos de lo que tenemos que hacer. Utiliza la técnica de la incomodidad vs beneficio. Con esta técnica piensa en lo incomodo que es hacer lo que tienes que hacer, luego piensa en lo que vas a lograr y cómo te vas a sentir si lo haces. Hacer este balance te impulsará a concretarlo.
  • Comprende que los altibajos son normales. Muchas personas desisten por desánimo. Trata de hacerlo aun sin deseos utilizando tu compromiso personal y convicción. Trata de ponértelo fácil, por eso lo que tengas que hacer empieza poco a poco. 
  • Agenda todo lo que debes hacer. Procura ver la noche anterior lo que tienes que hacer al día siguiente, de esta manera prepararás tu mente y verás lo que necesitas para no perder tiempo. Así mismo, procura tener un plan de acción para lo que tienes que hacer: qué, cómo, cuándo, con quién. Esto facilitará la ejecución de tus pendientes.
  • Elimina las tentaciones y distractores. Todo aquello que te desenfoca es un obstáculo para que te conviertas en una persona disciplinada. Procura tener siempre las notificaciones de tus aparatos electrónicos apagadas, así podrás entrar a ellos cuando decidas no cuando el aparato te lo indique. 
  • Utiliza afirmaciones positivas. Son una herramienta valiosa para programar tu cerebro y darle la orden para que ejecute lo que tiene que hacer. Podrías construir frases cortas en primera persona como: “Completo satisfactoriamente mis tareas”, “Trabajo con enfoque y disciplina”. 

¡Deseo que puedas entrenar cada día tu disciplina!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.