Viviendo una navidad espiritual

La época de navidad se ha vuelto una época de mucho activismo relacionado al comercio, fiestas y consumo en general.  La navidad nos mantiene súper ocupados perdiendo así, la perspectiva del verdadero sentido espiritual de esta celebración que es la unión, el compartir y el renacer en Jesús.

Comparto recomendaciones para vivir la época de manera más espiritual:

  • La espiritualidad se construye más desde el “ser” y “estar” que desde el “hacer”. Evita dispersarte en el mundo de la prisa, tiendas y tráfico que aumenta en navidad.  Sugiere a tu familia y amigos simplificarse haciendo un intercambio de regalo (amigo secreto) para que en lugar de comprar muchos regalos sólo compres uno.  Dedica mejor ese tiempo de compras para estar con ellos.

  • Aprovecha los días libres de esta época para hacer todas aquellas cosas que despiertan tus espíritu: jardinería, leer, escribir, tocar algún instrumento, arte, caminar, cocinar, etc.  También toma el tiempo para ordenar tu habitación y tu casa.  Revisa que cosas no estas ocupando y regálaselas a quien las necesite.  Esta es una época de desprendimiento y compartir.

  • En esta época que el año está a punto de finalizar, tomate un día libre de retiro a solas para hacer una reflexión y valoración de tu año: ¿Cuáles fueron los aspectos positivos? ¿Cuáles fueron los aspectos difíciles y que te enseñaron? ¿Se cumplieron tus propósitos? Si no se cumplieron, ¿A qué se debe? ¿Qué ganaste y perdiste en el 2019? ¿Qué deseas alcanzar en el 2020 en las diferentes áreas de tu vida? Define un plan de acción para alcanzar tus objetivos para el próximo año.

Otras recomendaciones también pueden ser:

  • Haz una obra de caridad.  Puedes ir  con tu familia a un asilo de ancianos, orfanato u hospital de niños a compartir un tiempo con ellos.  Es importante ver la realidad que viven otras personas para así despertar el sentido de gratitud en nuestra propia vida.

  • Intenta involucrarte en actividades familiares como la elaboración de la comida navideña, un show para la noche de navidad, la decoración del hogar, entre otras cosas que pueden hacer juntos en familia.  Lo mejor que podemos darle a los demás somos nosotros mismos, nuestro tiempo y cariño. 

  • Mantén un espíritu de paz, gratitud y alegría.  La natividad de Jesús nos habla de esto.  Si tienes conflictos emocionales no resueltos es una maravillosa oportunidad para conciliar y sanar.  Si la época te despierta sentido de culpa por el dolor de otros, ora por ellos, envíales paz y ayúdales materialmente si es posible.  La culpa no es sana y no procede del espíritu de Dios.

  • Procura visitar familiares y amigos cercanos que quizás no veas mucho en otra época del año.  Comparte tiempo con ellos, agradéceles por su cariño y comparte con ellos como fue tu año y permite que ellos también compartan sus experiencias.

Recuerda:

Vive la mística de la navidad a otro nivel, con un sentido más profundo y espiritual, compartiendo al máximo con los demás.  Que tengas una feliz navidad en unidad con tus seres queridos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.